Monedas         Billetes         Eurocalculadora    

 

 

 

Introducción

La entrada en vigor de la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria Europea (UEM) supone la sustitución de las monedas nacionales de cada uno de los países que forman parte de esta área (Alemania, Francia, España, Italia, Luxemburgo, Bélgica, Holanda, Austria, Portugal, Finlandia, Irlanda y Grecia) por una moneda única, el euro.

 

Euro es el nombre de la moneda de la Unión Económica y Monetaria Europea (UEM).
La UEM es un paso muy importante en el proceso de construcción europea iniciado por el Tratado Constitutivo de la Comunidad Económica Europea, más conocido como Tratado de Roma, firmado en 1957. La UEM persigue obtener todas las ventajas del mercado común europeo mediante la mayor integración de los mercados nacionales y la anulación de los riesgos derivados de la incertidumbre cambiaria y de los costes de transacción debidos al cambio de unas monedas a otras.


Una unión monetaria es una zona monetaria en la que las políticas monetaria y de cambio se gestionan de forma conjunta. Exige dos requisitos:

  • Completa liberalización de los movimientos de capital y plena integración de los mercados financieros y de la banca.

  • Fijación de los tipos de cambio de las monedas afectadas.

La UEM está formada desde 1 de enero de 1999 por once países, grupo conocido por Euro-11, y que son: 

Alemania

Finlandia

Italia

Austria

Francia

Luxemburgo

Bélgica

Holanda

Portugal

España

Irlanda

 

Grecia participa en el euro a partir del 1 de enero de 2001. Desde ese momento, los Estados miembros de la zona euro son 12. 


El 1 de junio de 1998 se constituyó el Banco Central Europeo (BCE), con sede en Francfort. El BCE es el responsable de la política monetaria única del euro y de la política cambiaría del euro. Su objetivo fundamental es la estabilidad de los precios.


El euro existe formalmente desde el 01-01-1999, aunque convivirá con las monedas nacionales durante el período transitorio (01-01-1999 - 31-12-2001), ya que no habrá billetes y monedas en euros hasta el 01-01-2002. El tipo de cambio entre el euro y las monedas de la Unión Monetaria Europea será fijo durante el período de transición.


A partir del 1 de enero de 1999 se acordó las paridades bilaterales de las monedas que formarán el euro. Estos cambios que son irreversibles han quedado de la siguiente manera:

Cambio fijo de la peseta

Marco alemán:

85,0718 Ptas.

Chelín austriaco:

12,0918 Ptas.

Franco belga:

4,12462 Ptas.

Marco finlandés:

27,9842 Ptas.

Franco francés:

25,3654 Ptas.

Florín holandés:

75,5030 Ptas.

Libra irlandesa:

211,267 Ptas.

Lira italiana (100 liras):

8,59313 Ptas.

Franco luxemburgués:

4,12462 Ptas.

Escudo portugués:

0,829929 Ptas.

Cambio fijo del Euro

1 Euro

Marco alemán:

1,95583 DEM

Chelín austriaco:

13,7603 ATS

Franco belga:

40,3399 BEF

Marco finlandés:

5,94573 FIM

Franco francés:

6,55957 FRF

Florín holandés:

2,20371 NLG

Libra irlandesa:

0,787564 IEP

Lira italiana:

1.936,27 ITL

Franco luxemburgués:

40,3399 LUF

Escudo portugués:

200,482 PTE

 

El 19 de junio de 2000 el Reglamento del Consejo establece el tipo de conversión entre el euro y el dracma en 340,750 dracmas por euro.


El signo gráfico del euro es una E con dos líneas paralelas horizontales claramente marcadas que la atraviesan (€). 
Está inspirado en la letra griega épsilon, como referencia a la cuna de la civilización europea y a la inicial de la palabra 'Europa'. Las líneas paralelas representan la estabilidad del euro. La abreviatura oficial de euro es 'EUR'. Se ha registrado en la Organización Internacional de Normalización (ISO) y se utilizará a todos los efectos empresariales, financieros y comerciales de la misma manera que ahora se utilizan los términos 'FRF' (franco francés), 'DEM' (marco alemán), 'GBP' (libra esterlina) y 'BEF' (franco belga).


Calendario

Las fechas más importantes para el comercio son las siguientes:


1 de Enero de 1999

  • Inicio de la tercera fase de la UEM.

  • Instauración del euro como moneda nacional de los países que participamos en la tercera fase de la UEM.

  • Inicio del período transitorio de tres años (hasta 1 de enero del 2002).

  • Se fija el tipo de conversión irrevocable entre las monedas nacionales y el euro.

  • El euro sustituye legalmente a las monedas en curso (la peseta), como moneda nacional.

4 de Enero de 1999

  • Primer día laborable en la tercera fase de la UEM.

  • Los precios deben estar marcados o disponer de listas en euros y pesetas.

  • El euro empieza a emplearse de manera estructural.

  • Su uso es voluntario (principio de no obligación – no prohibición).

  • Inicio real de transacciones en euros en los mercados de capitales y en el sector financiero en general.

Desde el 4 de Enero de 1999


Cualquier acto jurídico puede denominarse en euros, con acuerdo de las partes.


Opciones para empresas:

  • Se pueden crear nuevas sociedades en euros.

  • La contabilidad, las declaraciones y los pagos de impuestos podrán hacerse en euros.

  • Se podrá contratar en euros en los mercados organizados.

Opciones para personas físicas:

  • Pagos y cobros (no metálicos) en euros.

  • Operaciones con bancos, bolsas de valores, etc., en euros.

1 de Enero de 2002

  • Fin del período transitorio.

  • Empiezan a circular billetes y monedas en euros.

  • Los comercios deben atender los cobros en las dos monedas y expedir tickets de compra en la misma moneda que ha pagado el cliente.

  • Comienza la labor de introducción del euro y de retirada de la peseta, por parte de los comercios, a través de las entidades bancarias.

  • Durante un período máximo de seis meses, las transacciones pueden efectuarse en pesetas o en euros.

  • Cualquier acto jurídico que contenga referencias en pesetas, se entiende que está referido en euros, aplicando el tipo de conversión irrevocable, y también las normas de redondeo recogidas en la reglamentación. No es necesaria una modificación material o física del acto jurídico (contratos, leyes, etc.). 

A partir del 28 de febrero de 2002

  • Finaliza el proceso de cambio de moneda.

  • Las monedas nacionales tanto en monedas como en billetes, que todavía no hayan sido retiradas, se podrán continuar cambiando por euros en los Bancos Centrales Europeos. 

La operación logística de introducir euros y retirar monedas nacionales, contempla el poner en circulación unos 13 mil millones de billetes y 80 mil millones de monedas.


El Euro, valor, monedas y redondeo

Desde el 1 de enero de 1999 el euro es igual a 166’386 Ptas. 
El 1 de enero de 1999 se fijaron los tipos de cambio del euro y a partir de esa fecha el euro se convierte en una moneda de pleno derecho.

Moneda

Billetes 

1 céntimo

5 Euros 

2 céntimos

10 Euros

5 céntimos

20 Euros

10 céntimos

50 Euros

20 céntimos

100 Euros 

50 céntimos 

200 Euros 

1 euro 

500 Euros

2 euros

 

Las monedas tendrán una cara común para todos los países y en el reverso cada Estado miembro acuñará sus propios motivos. Los billetes de euro serán idénticos en todos los países y no poseerán, a diferencia de las monedas, una cara nacional. Todas las monedas y billetes de euro serán válidos en todos los países de la Unión Monetaria Europea, independientemente de su país de origen. 
Tomando el tipo de conversión de 166,386 Ptas./Euro, los valores en pesetas de estas monedas y billetes serán los siguientes:

Monedas 

Billetes 

Euros 

Pesetas 

Euros 

Pesetas 

0,01 

1,66

831,93 

0,02 

3,33 

10 

1.663,86 

0,05 

8,32

20 

3.327,72 

0,1 

16,64 

50 

8.319,30 

0,2 

33,28 

100

16.638,60

0,5 

83.19

200 

33.277,20 

1

166,39

500 

83.193 

332,77

 

Durante el período de canje, que se iniciará el 1 de enero del 2002, y que tendrá una duración de dos meses, el euro coexistirá con las monedas y los billetes de los diferentes estados de la UEM. 


Las tres caras del euro el estado español serán las siguientes:

  • 1 y 2 euros: el rostro de su Majestad Juan Carlos I, rey de España.

  • 50, 20 y 10 céntimos: el rostro del escritor Miguel de Cervantes.

  • 5, 2 y 1 céntimo: la catedral de Santiago de Compostela. 

La conversión de los precios a euros precisará el uso de un tipo de conversión con seis dígitos significativos (seis dígitos, ignorando los ceros iniciales) que no se redondearán ni se truncarán. 
Para convertir las pesetas a euros deberemos dividir el importe en pesetas por el valor del euro (166'386).
Para convertir el euro a la moneda nacional hay que multiplicar por el tipo de conversión (166'386).


La cantidad en euros se debe redondear hasta tres decimales. La peseta se redondeará hasta dos decimales, si existen céntimos.
La normativa establece que la conversión de moneda nacional al euro el redondeo se efectuará al alza hasta el céntimo más cercano siempre y cuando el resultado se encuentre justo en el centro o por encima, y hasta el céntimo inferior más cercano si está por debajo del centro.

Si después de la conversión, el precio de un producto es igual a 1,855 euros, se redondeará a 1,86 euros
Si el precio resultante es 1,856 euros, se redondeará a 1,86 euros
Si el precio resultante es 1,854 euros, se redondeará a 1,85 euros

 

 

 

 

Período transitorio del Euro

Es el período que abarca desde el 01-01-99 hasta el 31-12-2001 
El período transitorio del euro se plantea para facilitar la adopción del euro en los países miembros, tanto para las personas físicas como jurídicas. En dicho período podrán convivir pesetas y Euros, aunque no es obligatorio realizar las operaciones en Euros. El tipo de cambio entre el euro y las monedas de la Unión Monetaria Europea (UEM) será fijo durante el período de transición.

 

La moneda euro

A partir del 01-01-2002 las monedas de curso legal serán euros y pesetas hasta el 28-02-2002, y a partir del 01-03-2002 la peseta, definitivamente, desaparece. El euro se transforma en la moneda única. La introducción del euro ha terminado. Todas las empresas deben concluir la adopción del Euro.


A partir del 01-03-2002 la peseta deja de tener curso legal. Hasta el 28-02-2002 las empresas pueden operar conjuntamente en euros y pesetas, y las monedas de curso legal son indistintamente euros y pesetas, pero es a partir del 01-03-2002 en que la peseta deja de tener curso legar y el euro se convierte en moneda única.


El 28 de febrero del 2002 termina el plazo máximo para cambiar las pesetas en euros. A partir del 1 de marzo del 2002, los billetes y monedas en pesetas perderán su condición de dinero de curso legal. El Banco de España continuará canjeando, con posterioridad a dicha fecha los anteriores billetes y monedas según el tipo de conversión.


La circulación de monedas y billetes en euros se iniciará el 01-01-2002. Las empresas y personas físicas podrán realizar sus operaciones en euros a partir del 01-01-1999, pero la circulación de monedas y billetes no será efectiva hasta el 01-01-2002. 


Las relaciones con terceros

Acuérdese de comunicar a sus proveedores la fecha desde la que podrá gestionar los pedidos y pagos en euros. Legalmente, ninguno de sus proveedores le puede obligar a gestionar sus compras en euros, antes del 01-01-2002, pero cabe la posibilidad de que, debido a temas comerciales, su proveedor le aconseje de cuándo debe implementar el euro en sus compras. El acuerdo con los proveedores facilitará el entendimiento de la entrada en vigor del euro, tanto para usted como para sus clientes.


En algunas ocasiones los precios de venta al público vienen marcados por el mismo proveedor, por eso es interesante ponerse de acuerdo con el proveedor y, durante el período de transición, utilizar la doble moneda, es decir, hacer constar los precios en euros y en pesetas.


Si tiene compromisos de precios para el futuro, antes de convertirlos a euros debe tener en cuenta: 

  • La fecha apropiada para el paso al euro.

  • La confirmación y conformidad de la otra parte.

  • Informar adecuadamente a las partes implicadas en un contrato de cómo se ha realizado el cambio de pesetas a euros. 

Facilite a todos los clientes reales y potenciales una información general y específica, estática y dinámica, verídica, suficiente y actualizada. 
A buen seguro que sus clientes agradecerán la información sobre: 

  • Aceptación sobre operaciones en euros.

  • Servicio de información permanente.

  • Equivalencia de precios en pesetas, euros y céntimos de euros, de los productos que venda o servicios que ofrezca.

  • Tipo de cambio, regla de conversión y redondeo.

  • Valores nominales y características fiscales de los billetes y monedas denominados en euros en la fase final, o período de convivencia de las dos monedas. 

Para facilitar la introducción del euro el día 01-01-2002, los comercios minoristas pueden solicitar la incorporación de una máquina que dé cambio a sus clientes.
Deberemos, también, tener presente la adaptación de las máquinas expendedoras de productos y ponernos de acuerdo con nuestro proveedor de cuál será el importe en euros que deberá introducir el cliente.


A partir de la entrada en vigor del euro (01-01-1999) se puede encargar todo tipo de material de promoción que se precise, con su expresión en euros.
Los minoristas deben hacer acopio de folletos informativos oficiales para ahorrar tiempo a la hora de satisfacer la curiosidad del cliente. Algunas tiendas preferirán elaborar sus propios folletos y revistas de información general.
Los folletos serán de especial utilidad para establecer las comparaciones de precios, ya que proporcionan el factor de conversión exacto.
Debe utilizar precios dobles expresados en euros y/o en moneda nacional.
La doble indicación de precios es imprescindible de cara al compromiso de información y divulgación al alcance de todos los clientes reales y potenciales, proveedores y competidores.
La doble indicación versará, como mínimo los siguientes aspectos:

  • Cartelería.

  • Listas de precios.

  • Conversión de la cifra final de las facturas y/o etiquetas de compra.

  • La publicidad de los productos o servicios que contenga alguna mención sobre precios. 

Dicho material podrá ser utilizado hasta el 01-01-2002, a partir de esta fecha deberemos hacer constar el valor monetario únicamente en euros.
La diversidad de la actividad minorista no se presta a una normativa o a una legislación obligatoria sobre la exposición del doble precio, excepto para garantizar, que allí donde se muestre el doble precio se ha utilizado el tipo oficial de conversión. Cada punto de venta deberá decidir cuál es la mejor manera de indicación del doble precio.
Para hacer las etiquetas de doble precio podemos elegirlas de doble color, en unas marcaremos el precio en pesetas y en las otras, en Euros.
Tenga presente las limitaciones legales. Para evitar la obtención de beneficios durante la introducción del euro, se establecen normas precisas que garantizan el buen uso de los tipos de conversión y de los métodos de redondeo, tal y como especifica la normativa europea.


Las transferencias bancarias de sueldos podrán ser en euros y pesetas desde el 01-01-1999 hasta el 01-01-2002, a partir de esta fecha sólo serán en euros. Para que se pueda hacer una transferencia en euros desde el 01-01-1999 es necesario que la otra parte tenga una cuenta que opere en euros. 
Haga las previsiones suficientes e informe a su personal que a partir del 01-01-2002 sólo podrá cobrar sueldos en euros.
Realice las previsiones necesarias para que la primera nómina del año 2002 se realice en euros sin ningún problema.
Si su empresa paga la nómina con cheques deberá tener disponible un talonario de cheques en euros a tal efecto, pues un talonario de pesetas no le servirá. Si usted paga las nóminas mediante transferencia bancaria, póngase de acuerdo con su banco para establecer los trámites necesarios, y si las paga en efectivo, podrá disponer de monedas y billetes de curso legal a partir del 01-01-2002.


Preste especial atención a las penalizaciones y a los tipos de interés de sus contratos, y compruebe si se modifican de forma correcta con la introducción del euro. 
A partir del 01-01-1999, y hasta el 01-01-2002, la formalización de los contratos puede realizarse en pesetas y en euros. Por tanto, las empresas deberán adaptarse a la nueva realidad, aunque casi todas ellas lo habrán hecho con anterioridad. 
Las nuevas operaciones de financiación basarán su tipo de interés variable en aquel que fije la autoridad monetaria europea. Los intereses se abonarán en euros. 
Los contratos formalizados en pesetas con anterioridad al 01-01-2002, adoptarán el euro como moneda de pago, sin que sea necesario ni una renovación contractual ni la firma de nuevos contratos. 
La regulación actual garantiza el "principio de continuidad" de los contratos vigentes. Se entiende que la implantación del euro no implica en sí modificación alguna del valor del dinero y tampoco, de las condiciones contractuales.


Revise sus contratos de compras a largo plazo, conviértalos a euros, de acuerdo con su proveedor.
Debe prestar especial atención a aquellos contratos que expiran durante la fase de transición, los que expiran después de la fase de transición y aquellos otros que se firman durante la fase de transición. Si usted debe firmar un contrato durante la fase de transición es mejor que lo haga en euros. 
Según la legislación vigente, no es obligatorio establecer nuevos contratos. 
La conversión de los contratos a euros se realizará automáticamente en 01-01-2002. Las cantidades estipuladas en moneda nacional se leerán como cantidades en euros, de acuerdo con el tipo fijo de conversión.

 


Programas informáticos

Instale los programas llamados "módulos euro" o bien "convertidores". Estos convertidores deben poder generar facturación y las listas de precios en doble moneda, y automáticamente las compras, ventas, nóminas, etc.. en euros o en moneda nacional, según sea el caso.
Si decide adquirir un convertidor debe tener en cuenta que ha de ser posible desactivarlo en un futuro, ya que el 01-02-2002 las pesetas desaparecerán. También es necesario determinar el lugar correcto, dentro del programa, donde hay que incluirlo. 
Haga una lista detallada de todos los programas que se deben modificar y de las modificaciones necesarias a llevar a término para dicha gestión y asegúrese de que su sistema está bien documentado.
Antes de poner en marcha los nuevos equipos informáticos o bien las nuevas aplicaciones informáticas, deberemos revisar y comprobar que funcionan a la perfección, pues un error en cualquier documento hará incrementar los costes a la vez que nos hará perder credibilidad e imagen ante nuestros proveedores y clientes. Por eso es necesario marcar un calendario y un presupuesto para la prueba de nuestra introducción al euro. 

 


Sistemas de pago

Si la tarjeta está emitida en euros, el ticket a proporcionar al cliente será en euros, pero si la tarjeta es en pesetas, el ticket se le extenderá en pesetas. Aunque usted puede disponer de un datáfono para que el ticket le salga en pesetas, y al lado en euros. 
Los comercios minoristas tendrán que plantearse si se podría facilitar el cambio al euro utilizando con mayor frecuencia métodos de pago distintos al efectivo, en particular las tarjetas de crédito o débito.
Los terminales punto de venta (TPV) pueden emitir sus tickets en pesetas o bien en pesetas y euros a la vez, durante el período de transición. A partir del 01-01-2002 todos los tickets se emitirán exclusivamente en euros, pero usted podrá cobrar y pagar en euros o pesetas hasta el 28-02-2002. A partir de esta fecha usted sólo podrá aceptar cobros en euros.


Si utiliza caja registradora deberá ponerse en contacto con su proveedor y adaptarla al sistema de doble moneda.
El comercio minorista debe planificar el coste que va a representar la adaptación de la maquinaria de ventas (básculas, cajas registradoras, máquinas automáticas, etc) a la nueva moneda fraccionaria, y el coste de convivencia de ambas monedas.
El pequeño comercio deberá soportar todos los costes de adaptación del euro, ya sea al inicio para poder dar el ticket al cliente en la doble moneda, ya sea para posteriormente utilizar únicamente el euro. De todas formas es posible una negociación con los proveedores de maquinaria para que ellos costeen parte de la puesta a punto o de la renovación total.

 

 

Contabilidad

Si tiene alguna pregunta contable o fiscal sobre el Euro puede dirigirse al teléfono de los Centros Europeos de Información Empresarial o bien en la Administración Tributaria.

Comunidad autónoma

Entidad

Teléfono

Andalucía 

Proyecto Europa-Banesto

Confederación de Empresarios de Andalucía 

95 222 09 59 

95 448 89 00 

Aragón 

Confederación Regional de Empresarios de Aragón-CREA 

976 46 00 66

Asturias 

Instituto de Fomento Regional del Principado de Asturias 

Federación Asturiana de Empresarios FADE 

98 526 00 68 

98 523 21 05 

Baleares 

Centro Baleares Europa- Govern Balear 

971 71 73 74 

Canarias 

Gobierno de Canarias-Consejerías de Economía y Hacienda 

928 30 31 17 

Castilla y León 

Edificio CEI

983 54 80 55 

Castilla la Mancha 

Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha 

Cámara de Comercio e Industria de Toledo

967 21 73 00 

925 21 44 50 

 Cataluña 

Cambra de Comerç de Barcelona

Banco Exterior de España 

Centro de Información y Desarrollo Empresarial (CIDEM)

93 416 93 89 

93 482 29 00 

93 476 72 00 

Extremadura 

Ayto. de Cáceres

927 21 71 83 

Galicia 

Confederación de Empresarios de Galicia 

902 35 83 58 

La Rioja 

Federación de Empresarios de La Rioja 

941 25 70 22 

Madrid 

Cámara de Comercio e Industria de Madrid 

IMADE 

Confederación Española de Organizaciones Empresariales 

ICEX- DG PYME 

91 538 36 10 

91 580 26 00 

91 563 96 41 

91 349 18 31 

 Murcia 

Instituto de Fomento de la Región de Murcia 

968 36 28 18

Navarra 

Asociación de la Industria Navarra 

948 42 11 34 

País Vasco 

Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao 

Centro Europeo de Información Empresarial 

94 410 45 03 

943 27 22 88 

Com. Valenciana 

Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Valencia 

93 351 13 01 


· 
· 
· 
Gestión del efectivo

En el periodo de la doble moneda los comerciantes deberán hacer de recaudadores de pesetas y emisores de euros, juntamente con las entidades bancarias. Por esta razón, los comerciantes deberán calcular cuántos euros en efectivo van a necesitar, en monedas y billetes.
Las estimaciones prevén que durante los primeros días después de la aparición del euro, su demanda aumentará entre cinco y diez veces las necesidades habituales, debido a que los compradores no ejercerán el habitual flujo de ingresos de cambio, puesto que no dispondrán todavía de dinero en euros. Pagarán en pesetas y recibirán cambio en euros.


Aquellos establecimientos que dispongan de cajas registradoras con indicación del cambio, podrán conocer cuál ha sido el movimiento y cambio en caja, con lo que sus previsiones serán mucho más precisas.


Los comerciantes deben haber transformado totalmente sus precios al euro, antes de que los nuevos billetes y monedas empiecen a circular, con lo que podrán saber si la mayoría de los precios han sido redondeados a nueve céntimos o cinco céntimos. Esto le proporcionará una idea de lo relevante que deberá ser su stock de moneda de cinco o de un céntimo.


Las estimaciones de necesidad de cambio deberán ser solicitadas a los bancos correspondientes, quienes deberán de tener las cantidades de dinero adecuadas a las solicitudes de los negocios de sus clientes. Los pequeños comercios que no comenten sus necesidades al banco pueden tener dificultades para conseguir las cantidades de cambio precisas.


Los comerciantes deben negociar con el banco local la variedad de billetes que dispensará el cajero automático, especialmente durante los primeros días del 2002, pues si el cajero da billetes de 20 euros, será necesario mayor cantidad de cambio en las tiendas, mientras que si da billetes de 5 euros, las tiendas no necesitarán tanto cambio. 


Medidas de seguridad

Autoridades, bancos y organizaciones de comercios deben plantearse la cuestión del almacenamiento del dinero en efectivo. Si el total del dinero circulante debe ser cambiado a euros en un período relativamente corto, significará que será necesario realizar previamente importantes envíos, buscar lugares apropiados de almacenamiento y tomar todas las medidas de seguridad que sean apropiadas.


Los comerciantes deben buscar un método para guardar los billetes y las monedas en pesetas en lugar seguro, en vez de mantenerlos guardados en la caja, pues el objetivo es devolver dicho dinero al banco, que lo eliminará de la circulación, de tal forma que las cajas registradoras sólo darán cambio en euros.


Los comerciantes deben comentar los sistemas de mantener dinero adicional en sus locales con sus compañías de seguros. Las aseguradoras pueden querer que se les garantice que los lugares de almacenamiento, normalmente cajas fuertes, son seguras y que se emplean en vez de hacerlo en la caja registradora. La conclusión es que serán necesarios lugares de almacenamiento seguros tras el día 4-1-02 y durante el período de doble circulación.


Medidas de seguridad extra deben ser planificadas y llevadas a cabo con compañías de seguridad, con el fin de controlar esta explosión de dinero en curso. Una medida que no deberán descuidar es la de realizar con cierta periodicidad el retiro de pesetas de las cajas y su reposición en euros, evitando realizarlo sólo una o dos veces al día, pues la suma de dinero sería excesiva. 

 


Seguridad jurídica

Los aspectos fundamentales de las acciones que llevará a cabo el gobierno para la seguridad jurídica de las empresas son:

  • Establecer el tipo de interés del mercado interbancario (MIBOR) para aplicar a los préstamos hipotecarios se seguirá calculando y publicando mientras concurran los requisitos técnicos necesarios para su elaboración. El Ministerio quedará facultado, en su caso, para determinar una nueva fórmula de cálculo o un nuevo índice que guarden analogía con el anterior.

  • Establecer también que las conversiones de pesetas a euros que realicen las entidades de crédito serán gratuitas.

  • Garantizar la continuidad de los contratos durante el período transitorio, estableciendo la regla que regirá la cancelación de dudas en unidades de cuenta distinta a la denominación.

  • Aclarar las normas de redondeo y determinar la gratuidad de la redenominación de las cuentas denominadas en pesetas en entidades de crédito de los consumidores y usuarios durante el período transitorio, con especial mención a la forma en que se realiza la doble exposición de precios.

  • Establecer la redacción futura de un régimen de protección de los derechos de los consumidores y usuarios durante el período transitorio, con especial mención a la forma en que se realiza la doble exposición de precios.

  • Otorgar el amparo legal para que el ministerio de Economía pueda llevar a cabo el régimen tributario anunciado en el Plan Nacional de Transición al euro. 

Los principios básicos que rigen el Euro son:

  • Principio de no obligación - no prohibición. Los agentes económicos podrán utilizar libremente el euro, pero éste no será de uso obligatorio, de manera que, si lo desean, podrán realizar todo tipo de transacciones y contratos con las monedas nacionales.

  • Principio de continuidad de los contratos. La continuidad de los contratos, con independencia de la unidad monetaria en que hayan sido pactados, es uno de los aspectos de mayor importancia:"La introducción del euro no tendrá como consecuencia que se altere ninguna condición de un instrumento jurídico o que se anule o excuse el cumplimiento de lo establecido en él, ni otorgará a parte alguna el derecho a alterarlo o rescindirlo unilateralmente." 

  • Principio de equivalencia legal. "Durante el período transitorio, el euro se dividirá en las unidades monetarias nacionales con arreglo a los tipos de conversión que hagan referencia a la unidad monetaria nacional; ésta tendrá la misma validez que si se tratase de una referencia a la unidad euro con arreglo a los tipos de conversión." 

 


Entidades financieras

A partir de enero de 1999, el inicio del período transitorio, se elaboró el euribor. El euribor es el tipo de interés de referencia interbancario del mercado a corto plazo en los países de la UEM. El euribor es el tipo de interés de referencia del área monetaria supranacional sujeta a una política monetaria única dirigida por el Banco Central Europeo. El euribor se elaborará y difundirá por la Federación Bancaria Europea a partir de las cotizaciones proporcionadas por 57 bancos. El euribor se publicará cada día a las 11 horas, hora de Bruselas.


La aparición del euribor puede hacer pensar en una eventual desaparición o pérdida de representatividad del índice empleado para reflejar las condiciones del mercado interbancario nacional, el mibor. El mibor es publicado por el Banco de España y sirve como tipo de referencia para muchos de los contratos de préstamos celebrados en España, entre ellos los préstamos hipotecarios.


A efectos de disipar cualquier duda sobre la continuidad del cálculo y publicación del mibor al iniciarse el período transitorio, el Ministerio de Economía y Hacienda confirma que el mibor continuará siendo calculado y publicado a partir del 1 de enero de 1999, mientras concurran las condiciones técnicas para su elaboración. Cuando se compruebe que tales condiciones vayan a desaparecer, las autoridades públicas comunicarán con la suficiente antelación la fecha en que el mibor se dejará de publicar y definirán las medidas que posibiliten su transición hacia otro índice de características análogas.


Durante el período transitorio, las operaciones de endeudamiento bancario, básicamente créditos y préstamos, podrán mantenerse en pesetas y las nuevas operaciones de activo podrán realizarse en pesetas o en euros. Una u otra denominación de los contratos de crédito y préstamo no impedirá su disposición en la moneda que se desee. 

 


Resumen

  • Desde el 01-01-1999 el valor del euro es de 166’386 Ptas.

  • Las monedas y billetes euros entrarán en circulación el día 01-01-2002.

  • Durante 2 meses cohabitarán euros y pesetas.

  • Para convertir las pesetas a euros deberemos dividir el importe en pesetas por el valor del euro (166'386).

  • Para convertir el euro a la moneda nacional hay que multiplicar por el tipo de conversión (166'386).

  • La cantidad en euros se debe redondear hasta tres decimales. La peseta se redondeará hasta dos decimales, si existen céntimos.

  • El último día que circularán pesetas será el 28-02-2002.

  • El comerciante deberá estudiar y controlar el coste de la presentación de los precios por duplicado, en pesetas y euros, como una operación de marketing, pasando a ser una inversión en lugar de un gasto corriente.

  • Preparar la maquinaria de venta y marcaje (básculas automáticas, cajas registradoras, etiquetadoras, impresoras de códigos de barras, etc.) para poder trabajar con dos decimales.

  • Decidir en qué momento se va a realizar el traspaso definitivo a euros, a nivel de metálico.

  • Comentar con el banco las posibles necesidades de cambio, especialmente durante los primeros días.

  • Decidir sobre la mejor estrategia a seguir con las máquinas de vending (incentivar el uso de tarjetas o llaves recargables, poner doble maquinaria, situar máquinas para un tipo de moneda en un lugar y del otro en un sitio diferente, etc.).

  • Preparar al personal para que se adiestre en el manejo de euros y especialmente en la devolución de los céntimos.

  • Dar a conocer al personal los reversos de las monedas que puedan circular, especialmente en zonas de mayor afluencia turística.

  • Estudiar la conveniencia de estimular el uso de la tarjeta monedero entre los clientes.

Fuentes: CEE, BCE y UOC

 

Manual

Tema

Tema

Tema

LAS FINANZAS DE LA EMPRESA

LA CALENDULA

El Aloe vera y sus propiedades

¿Que es la aromaterapia?

 

Aloe vera

 

 

Postales electrónicas El tiempo Musica para descargar Horóscopo
La hora en el mundo Temas de interés y entretenimiento Artículos de interés

>

Por gentileza de